Siglo de Hierro
El final de un Imperio

La Guerra de Devolución (1667 – 1668)

La Guerra de Devolución (16671668) fue un conflicto bélico entre España y Francia. Se inició con la invasión de Luis XIV de Francia a los Países Bajos españoles, bajo el pretexto de que la dote de su esposa María Teresa no había sido pagada. En realidad, seguía la política de Richelieu de alejar la frontera de París a costa de los Países Bajos españoles.

Las plazas fuertes cayeron en una serie de brillantes maniobras. El Príncipe de Condé ocupó el Franco Condado, ante la negativa de España a negociar. España no tenía medios para resistir, por lo que confiaba en la ayuda internacional. Holanda, Inglaterra y Suecia, que no veían bien la expansión francesa, formaron la Triple Alianza nórdica y protestante, y Luis XIV prefirió tratar en condiciones moderadas.

Por el Tratado de Aquisgrán de 1668, España recuperó el Franco Condado y cedió Lille, Tournai, Charleroi y otras plazas flamencas. España empezaba su decadencia como gran potencia y renunciaba a Portugal y a su imperio. Francia fue la gran beneficiada.

Luis XIV con su ejército en Flandes. Al fondo, las ciudades conquistadas

 

Guerra de Devolución, también llamada guerra de la Reina, conflicto iniciado por Luis XIV de Francia en 1667 con la intención de conquistar los Países Bajos españoles. Antes de contraer matrimonio con Luis XIV en 1660, según lo acordado en la Paz de los Pirineos (1659), María Teresa, hija del rey Felipe IV de España, había renunciado a todos sus derechos sobre los dominios españoles a cambio de una gran dote. La guerra tuvo lugar entre 1667 y 1668, con el pretexto de la reclamación de Luis sobre los Países Bajos españoles en nombre de su esposa, en compensación por el impago de la dote. Fundó su reclamación en una ley de la provincia de Brabante, que estipulaba el ‘derecho de devolución’ de las propiedades a los hijos del primer matrimonio del fallecido. Si se aplicaba dicha ley en el caso de los dominios de Felipe IV, María Teresa se convertiría en la heredera, y no su hermanastro, el que más tarde sería rey de España con el nombre de Carlos II.

En 1667, ejércitos franceses a las órdenes de Henri de La Tour d’Auvergne, vizconde de Turena, invadieron los Países Bajos españoles; a principios de 1668 ocuparon el territorio español del Franco Condado. Los españoles no ofrecieron resistencia ante los franceses, pero las Provincias Unidas (nombre que recibían los territorios de los Países Bajos ya independizados de España), Inglaterra y Suecia, formaron la denominada Triple Alianza, ante la que Luis tuvo que firmar un tratado de paz. De acuerdo con el Tratado de Aquisgrán, firmado en mayo de 1668, varias ciudades de los Países Bajos así como el Franco Condado serían devueltos a España; una pequeña parte de los Países Bajos españoles sería cedida a Francia, pero Luis tenía que renunciar al resto de los territorios conquistados durante la guerra.

Una respuesta to “La Guerra de Devolución (1667 – 1668)”

  1. Los Europeos siempre en guerra no están hasta ahora en paz


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: