Siglo de Hierro
El final de un Imperio

Casa de Orange

Casa de Orange

El principado de O. estaba situado originalmente en el actual departamento de Vaucluse, en el sur de Francia. Su nacimiento como principado independiente arranca de tiempos de Carlomagno.
Guillermo, llamado le Cornet, fue el primer príncipe de O. a finales del s. VIII, aunque la sucesión de esta casa dinástica es solamente conocida a partir de los tiempos de Gérald Adhemar, a finales del s. XI. En 1174, el principado pasó por matrimonio a Bertrand de Baux, y hubo 11 príncipes por esta línea. Posteriormente, por el matrimonio de Juan de Chálons con María de Baux, la casa de Chálons ocupó la soberanía del principado en 1393. Los príncipes de 0.-Chálons fueron los siguientes: Juan I (1393-1418), Luis I (1418-63), Guillermo VIII (1463-75), Juan II (1475-1502) y Filiberto (1502-30).
Filiberto destacó como gran guerrero y, aunque despojado por la potencia francesa de sus posesiones de 0., destacó eficazmente al servicio de Carlos V.

Por las ayudas prestadas en sus campañas, el Emperador le concedió importantes posesiones territoriales en los Países Bajos (1522). De ahí arranca la vinculación que se estableció posteriormente entre la casa de O. y estos territorios del norte de Europa. Filiberto no tenía descendencia y fue sucedido por su sobrino Renato de Nassau-Chálons, hijo de su hermana Claudia y de Enrique, conde de Nassau. Renato también murió sin heredero en 1544 y dejó todos sus títulos y posesiones a su primo Guillermo, primogénito de Guillermo de Nassau-Dillemburg, que era el hermano más pequeño del padre de Renato.

Guillermo de 0. Nassau tenía solamente 11 años cuando recibió de su primo la herencia del principado. Se educó en la corte de Carlos V y fue conocido como Guillermo el Taciturno (1533-84). Con él se puede decir que comienza la historia de Holanda (v. HOLANDA iv) como nación independiente, ya que a raíz de la formalización de la Unión de Utrecht, las provincias del norte de los Países Bajos declararon su autonomía de la corona española.

Cuando Guillermo fue asesinado por un católico fanático el 10 jul. 1584, le sucedió su primogénito Felipe Guillermo, que se hallaba prisionero de los españoles (v. PAÍSES BAJOS, GUERRA DE Los). Este príncipe no llegó a casarse, y a su muerte en 1618, su hermano Mauricio de Nassau (1567-1625) se convirtió en príncipe de O.

Mauricio mostró una estimable condición militar frente a los españoles, que no dejaban de presionar en su intento de reconquistar las Provincias del Norte. En 1609 firmó con Felipe III de España (v.) la tregua de los Doce Años. Murió soltero, sin descendencia, el 23 abr. 1625.

Federico Enrique (1584-1647), hijo de Luisa de Coligny, cuarta esposa de Guillermo el Taciturno, nacido poco después del asesinato de su padre, fue nombrado heredero de la casa de O. Fue un competente soldado y un político destacado. Durante su mandato como estatúder, de cerca de uri cuarto de siglo, las Provincias Unidas conocieron una época de florecimiento. M. el 14 mar. 1647, sucediéndole su único hijo, Guillermo II (1626-50).

En el primer año de su reinado y en virtud de la paz de Westfalia (v.), Holanda vio. al fin reconocida su independencia por España. Guillermo II casó con María Enriqueta, hija de Carlos 1 de Inglaterra (v.), siendo éste el primero de los tres matrimonios de príncipes de O. con princesas inglesas. M. el 6 nov. 1650 y le sucedió su hijo Guillermo III (1650-1702), que nació una semana después de su muerte.

El pequeño Guillermo no pudo, sin embargo, ocupar el poder inmediatamente. En efecto, una revolución en las Provincias Unidas aplazó su mandato hasta 1672, año en que fue nombrado capitán general de la Unión. En 1677 casó con María, la primogénita de Jacobo de York, presunto heredero de Carlos II de Inglaterra (v.). Este matrimonio le valdría más tarde la oportunidad de ceñir la corona británica. Después de la Revolución de 1688 en Inglaterra, el Parlamento británico destituyó a Jacobo II y nombró rey a su yerno Guillermo III (v. GRAN BRETAÑA IV, 1), quien no por ello renunció a ejercer sus funciones de estatúder en Holanda.

A su muerte en 1702 no dejó descendencia y ello originó una disputa entre los que reclamaban el título de O.; entre ellos se encontraban el rey de Prusia, quien lo pretendía como descendiente de la primogénita de Federico Enrique, y Juan Guillermo Frisón de Nassau-Dietz, quien lo reclamaba como descendiente de Juan, hermano de Guillermo el Taciturno, y también de la segunda hija de Federico Enrique.

No fue, sin embargo, hasta 1747, cuando con ocasión de nuevas complicaciones internacionales, se nombró al hijo de Juan Guillermo Frisón y primo de Guillermo III «estatúder hereditario, capitán y almirante general», con el nombre de Guillermo IV.

El nuevo estatúder era un gran orador y tenía fe en la legalidad constitucional, pero carecía de todas las cualidades de un hombre de acción, como lo demuestra su escasa influencia en la firma del tratado de Aquisgrán (v.) en 1748, que ponía fin a la guerra con Francia.

A su muerte, el 22 oct. 1751, le sucedió su hijo Guillermo V, el cual no fue declarado mayor de edad hasta 1766. Guillermo V de O. fue un hombre de débil carácter, dominado por su esposa, Guillermina de Prusia, sobrina de Federico el Grande. Su torpe política exterior le obligó a hacer algunas concesiones coloniales a los ingleses. En el invierno de 1794-95, Holanda fue invadida por el ejército revolucionario francés, al mando del general Pichegru. Guillermo y su familia se vieron obligados a huir a Inglaterra, estableciéndose en Holanda la llamada República de Batavia, según el modelo ensayado en Francia. En 1806 Napoleón (v.) nombró a su hermano Luis rey de Holanda, aunque éste tuvo que abdicar en 1810. Desde entonces Holanda quedó incorporada al Imperio francés.

Después de la derrota napoleónica en Leipzig (1813), el hijo de Guillermo V, ya que éste había muerto en el exilio en 1806, fue recibido clamorosamente en Holanda y nombrado príncipe soberano. Al año siguiente, las potencias victoriosas decidieron crear, como barrera contra los franceses, un Estado que uniera a los Países Bajos austriacos con los Estados holandeses del Norte, bajo
la soberanía del sucesor de Guillermo V, que tomaría el nombre de
Guillermo I (1772-1843), rey de los Países Bajos
. Con ello quedaba definitivamente establecida la monarquía en estos territorios. La coronación solemne de Guillermo I en Bruselas el 27 sept. 1815 inauguraba una nueva era en los Países Bajos. Sin embargo, esta unión era difícil de mantener, como se demostró años más tarde. El 4 oct. 1831, Bélgica (v. BÉLGICA Iv) proclamaba su independencia, aunque no fue hasta marzo de 1839 cuando Guillermo I aceptó el definitivo tratado de separación.
En 1840, Guillermo I abdicó en su hijo
Guillermo II (1792-1849), quien ya se había distinguido como un excelente militar con ocasión de la vuelta de Napoleón en los Cien Días. Durante su reinado se redactó una nueva Constitución, que tuvo que aprobar, forzado por los acontecimientos de 1848 en Europa (v. REVOLUCIÓN DE 1848). M. el 17 mar. 1849, sucediéndole su hijo Guillermo III (1817-90), con quien verdaderamente se puede decir que comienza el régimen parlamentario en Holanda. Durante su largo reinado, de casi medio siglo, se llevaron a cabo en Holanda importantes reformas legislativas y se registró un notable impulso económico. A su muerte, el 23 nov. 1890, le sucedió su hija Guillermina (1880-1962),
que sólo contaba entonces 10 años de edad, no siendo declarada su mayoría hasta 1898. Casó con el príncipe alemán Enrique de Mecklemburgo. Guillermina supo mantener la neutralidad holandesa durante la I Guerra mundial (v.), aunque a costa de un gran esfuerzo económico, ya que su comercio exterior tuvo que reducirse extraordinariamente.
Cuando estalló la II Guerra mundial (v.) su país no pudo mantenerse al margen del conflicto, y ella con toda la familia real tuvo que huir a Inglaterra. Sin embargo, la salida de la reina Guillermina constituyó una sorpresa para los holandeses y causó efectos desmoralizantes en los soldados y en la población civil. En 1945 Guillermina volvió a Holanda con las tropas aliadas y durante 194748 tuvo que dejar como regente a su hija
Juliana por razones de salud. El 4 sept. 1948 abdicó finalmente en su sucesora.

Ninguna respuesta to “Casa de Orange”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: